-NYC diario- día 8 y 9:  últimos días 

El viernes, Quedamos con una amiga para tomar café por la mañana, ella ver ve en NJ, así que quedamos en Penn station. No nos veíamos hace como 3 años. Fuimos a un café cerca para ponernos al día. Después de una larga lora (que daba para más, pero ella tenía que trabajar) nosotros nos fuimos a almorzar.
El plan del día era almorzar en J.G. Melon y luego ir por Chelsea.

Llegamos a J.G. Melon, estábamos hartos de hamburguesas, pero nos dijeron que eran muy buenas. Efectivamente, lo eran, Las papas fritas también. Así que recomiendo el lugar. 

De ahí caminamos hasta el Chelsea Market y ahí subimos a High Line Park, un parque construido sobre los rieles del tren (ya no lo usan). A pesar de que había muchísima gente, me encanto! Aunque los colores de las plantas aún no están definidos. Están ahí, como a medias.Hicimos todo el recorrido del parque, así que nuestra salida fue en la 34st. Pensamos entrar a Macy’s, pero el cansancio ganó. Volvimos caminando al hotel… hasta la 58st. Hemos caminado un montón. 

Como llegamos medio temprano al hotel, descansamos un poco y aproveché para ya hacer una maleta, básicamente de las cosas que hemos comprado, de ropa sucia y las que ya no estábamos usando. 
Nos fuimos a cenar a un restaurante de comida mediterránea tirando hacia el este. Vamos, que mi chico estaba feliz. No soy muy fan de ese tipo de comida, ya que es muy condimentada y de sabores bastantes fuertes, pero este lugar me encanto. Se llama Kashcaval. 
El sábado, salimos por nuestros cafés y enrumbamos hacia el Upper East Side. Fuimos por Central Park , pasando por Strawberry fields. Aunque podíamos haberlo obviado también. Paramos a ver cómo los niños jugaban baseball ⚾️. Queremos aprender a jugar. Seguimos caminando y salimos a la altura de MET museum, caminamos hasta el East river, aunque creo que es más mar que río. Volvimos en dirección a Central Park buscando dónde almorzar y encontramos un restaurante griego. La comida me supo a gloria. Sabía a comida de casa. 

Tomamos el metro en dirección a Macy’s. Al final no compramos nada ahí. No había ninguna oferta, todo lo que me gustaba costaba muy caro, agarré un top para el gimnasio, pero la cola para la caja era poco larga pero muuuuy lenta que me aburrí y nos fuimos. 
Nuevamente volvimos caminando. Aprovechamos en terminar las maletas.
Comimos sushi…ninguno tan rico como los de Lima, pero estaba bastante bien. 

-NYC diario- día 7: Chica Libertad

Dejamos los museos de lado. Tomamos el metro hasta Battery Park, la Estatua de la Liberta era el objetivo. La cola que había para subir al barquito, era interminable. Creo que nunca he visto a tanta gente hacer cola. Dimos una vuelta, y le prepuse a mi chico tomar el Staten Island ferry que es gratis, claro, va a Staten Island y pasa al lado de la chica Libertad, pero no tiene parada ahí. Listo, a ninguno nos interesaba mucho estar ahí ahí precisamente, y menos si había que hacer tremenda cola. Si tomas el Staten Island Ferry, ponte al lado derecho y toma fotos a la ida, al regreso no pasa tan cerca. Ve de día, de noche, obviamente no verás casi nada. Es gratis, así que solo entra a la estación y ve a la puerta de embarque, segundo piso, y entra. 

Llegamos y con las mismas volvimos. Tocaba hacer downtown, almorzar (por alguna razón extraña en todo el viaje antes del medio día ya nos morimos de hambre…considérese que Lima tiene una hora menos) 
Empezamos a caminar, pasamos por el toro de Wall st. Que claro, fue imposible hacer una foto ya que todo el mundo esperaba poder tocarle los huevos al animalito. -_- Continuamos hacia el 9/11 memorial, previa parada técnica para comer, nada especial. 

Solo vimos las piscinas, es un lugar que me pone la piel de gallina. No quisimos entrar al museo porque sentimos que no era, no sé si me entienden? 

Ya que estábamos por la zona…jaja, entramos a Century 21, outlet o tienda que vende por menos y bastante menos ropa y demás. A mí las tiendas así de masivas, así de llenas y así de desordenadas, no me gustan. Solo me compré una blusa y un bolso. Bueno, y medias, pero porque me he quedado sin medias, no tengo tantas. Mi chico agarró camisas, y esa fue toda nuestra compra. Quería comprar zapatos, pero ya estaba cansada y aburrida del tumulto. Digo solo, porque normalmente ahí hacen el shopping fuerte.

Salimos, y un fuimos a un restaurante de tapas españolas, muy malas la verdad. Y para lo que cobran, podrían atenderte a la mesa y también darte cubiertos que no sean de plástico. De salida fuimos a Little Italy a comprar cannoli, la gloria para mí. Fui feliz. Esa fue nuestra cena. 
Ya de vuelta en el hotel, aproveché que tengo un Sephora cerquita del hotel, y me fui sola según yo a hacer LA COMPRA. Terminé comprando mascarillas de todo tipo, pedí ayuda a varias chicas y ninguna fue a ayudarme. Me decían que vaya a la marca de la cual necesitaba ayuda y ya enviarían a alguien, pero alguien nunca llegó. 
Volví al hotel, y me puse una de las mascarillas. 

-NYC diario- día 6: Chicago

Hoy es día de Broadway!!!!
Después de habernos acostado casi a la media noche ayer, hoy nos costó despertar. Me tocaba lavarme el pelo, así que no había 5 minutos más que valieran para mí…
Tenemos un Starbucks a una cuadra del hotel y frente a la estación de metro, así que café para llevar sin perder el tiempo.
Hoy empezamos en el Museo de Historia Natural (la entrada acá también puede ser de 1 dólar, como les conté del MET). Había muchísima gente, pero felizmente las colas avanzaban rápido.

Nos quedó un poco corto el tiempo, a pesar de haberlo visitado rápido nos faltó el primer piso, pero mi chico vio lo importante. Los dinosaurios, jaja.

El almuerzo sería cerca al museo, pero ni nos dio tiempo de pensar qué queríamos o dónde ya que empezó a llover. Tuvimos la intención de entrar a Shake Shak para probar, pero había coooola, cruzamos y entramos a Isabella’s (creo que así se llamaba, o algo similar) y la verdad que muy rico. Lo único malo, y que sucede en muchos restaurantes, es que las mesas están pegaditas unas a otras. Parece que estuvieras comiendo con los de al lado. A mí al menos, eso me molesta bastante.
Ya había parado de llover, teníamos solo un paraguas y de los pequeños. Tomamos el metro hacia la 49 st. Estábamos a tiempo perfecto para todo. Llegamos al teatro, hicimos cola para variar. Pensé que no empezaría a las 2:30pm en punto, con la gente que había, pero empezó puntual.

Vimos Chicago y me encantó, he quedado feliz. Me divertí un montón. Claro, ya sabía de qué iba la historia, porque la verdad que no entendí todos los textos. Cosas de idiomas. Me quedé con ganas de ver más, también de bailar y de cantar…aunque no hago nada de eso. (Compramos las entradas en la misma boletería del teatro unos días antes, nos salió como 30 dólares menos que comprando online) 

Siendo las 5, nos daba tiempo de ir a la iglesia de San Patricio. Wow!!! Wow, wow. Es bella. Si me quisiera casar ahí ¿cómo haría? Jaja…Lo que debe costar.
Ya que estábamos por la zona, aprovecharíamos en hacer las fotos en Times Square de noche. Hicimos tiempo haciendo compras. Hasta que al fin, a las 8 pudimos hacer las fotos. Claro, cada día anochece más tarde y yo que tenía hambre.
Comimos en un diner, me encanta la onda que tienen. ¿En Lima hay alguno?
Ahora a dormir, mañana toca Wall Street, estatua de la Libertad y no sé bien qué más.

Buenas noches!